El café de Honduras se ha convertido en uno de los protagonistas de FITUR. La mayor Feria de Turismo que se celebró en Madrid la semana pasada y a la que asisten visitantes de todo el mundo.

Durante toda la celebración el stand de Honduras ha tenido numerables visitas ¿por qué? La respuesta no es otra que nuestro café su aroma y sabor han enamorado a multitud de visitantes de toda Europa. Los asistentes fueron atendidos por la experta barista hondureña Mary Portillo.

En esta edición Honduras ha sido el anfitrión en el cóctel de bienvenida del pabellón centroamericano, con la presencia de todos los ministros de turismo del Centroamérica y República Dominicana, así como las embajadas del istmo, tour operadores mayoristas y prensa especializada

FITUR es una de las ferias más importantes de turismo a nivel internacional en la que participan más de 1 millón de empresas del sector turístico con más de 800 expositores de 165 países.

 

El Café en Honduras

El café en Honduras representa el 5% del PIB (producto interior bruto) y casi un 30% del PIB agrícola. Su Actividad está en manos de 120.000 productores, de los cuales el 90% son pequeños agricultores que generan casi un millón de empleos en todo el proceso de recolección y envasado.

En cuanto a las cifras de exportación y por países destacan: Alemania, Estados Unidos, Bélgica, Francia e Italia como los países principales.

 

¿Por qué es tan especial el café de Honduras?

La producción hondureña es de café Arábica 100%. Las variedades más utilizadas son la “Típyca” u la “Bourbon”. Además, la mayoría de caficultores utilizan métodos de producción y recolección tradicionales lo que deriva en una mayor calidad del grano obtenido.

Los granos hondureños se caracterizan por su aroma afrutado y por tener un punto justo de acidez. El clima de Honduras es el protagonista principal para obtener el mejor café.

El 98% de las plantaciones de cafetos en Honduras se encuentran bajo sombra. De esta forma se retiene la humedad del suelo  (en un país en el que las altas temperaturas son constantes) y se evita que la sequía afecte de forma negativa a las plantas.

Los cafés cultivados a gran altitud producen un grano con mayor acidez y son más aromáticos. Honduras es un país cuya altitud media supera los 1.000 metros. Gran parte de las fincas cafetaleras de Honduras se sitúan a unos 1.500 metros de altitud sobre el nivel del mar. En honduras podemos hablar de un café “de altura” cuando se ha cultivado a más de 1.520 metros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *